El síndrome bridezilla, ¿qué es y cómo combatirlo?

De un tiempo a esta parte estamos escuchando hablar del síndrome bridezilla, pero ¿qué significa? ¿Qué síntomas tiene? ¿Podemos evitarlo? Vamos a hacer una aproximación a este “mal” que sufren algunas novias y para el que será necesario algún tipo de “terapia” que lo solucione. Lejos de la imagen de novia alegre e ilusionada, la novia bridezilla suele presentarse irascible, insoportable, susceptible, inestable y crea mucho desconcierto entre la gente que la rodea.
síndrome bridezilla
La denominación del síndrome bridezilla está formado por bride (novia) y Godzilla, y con él se describe a novias que, siendo amables, dulces y cariñosas, se transformas en verdaderos “monstruos” debido al estrés que genera preparar su boda y la obsesión que ésta les crea durante su día a día.

Para empezar con buen pie la preparación de tu boda, márcate objetivos realistas. Evita crearte expectativas que no pueden ser reales ya que si no llegan a buen puerto te frustrarás y caerás en la desilusión. Asegura todo bien con tus proveedores, con tiempo, y explica todas tus intenciones y planes para evitar los contratiempos.

Haz una lista de las tareas por realizar y ve tachando conforme vayas cumpliendo. Además, puedes contratar un wedding planer que te ayude con los preparativos y nada quede al azar. Si no tienes presupuesto para ello, apóyate en personas de confianza que te ayuden en todo lo que puedan.

Superar el síndrome bridezilla

Otro de los síntomas del síndrome bridezilla es, paradójicamente, olvidarte de la persona con la que te vas a casar. Por eso, deberás dedicar tiempo a cuidar a tu pareja y no a discutir con ella, fuera reproches y broncas. No os enzarcéis en discusiones sobre la boda, de hecho, intentad dejar un espacio para precisamente no hablar sobre la boda… Y, además de tiempo para tu pareja, busca tiempo para ti.

Aprende a relativizar, nada es tan bueno ni tan malo, así evitarás desengaños y frustraciones, habla de otros temas que no sean la boda, en definitiva, no permitas que la boda te influya tanto en tu estado de ánimo y haz que todo fluya con naturalidad. No dejes que el monstruo se te apodere y lucha por mantenerlo en calma. Será lo mejor para ti y para los demás…

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Texto para invitaciones de boda: clásico o innovador

Uno de los elementos a los que más atención se suele prestar...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *