Consejos para una luna de miel perfecta

Después de la boda llega uno de los momentos más deseados: el viaje de novios. Prepararla es una tarea que se debe llevar a cabo con tiempo y paciencia, porque hay que mirar mucho y cogerlo todo bien para que, sin duda, sea una luna de miel perfecta. O, al menos, se le parezca.
Lo primero de todo es marcar un presupuesto para destinar al viaje para, con eso, ir buscando lugares a los que podéis ir. También deberéis pensar qué tipo de luna de miel queráis, si más en plan relax, ver cosas, cultural, aventuras…

Podéis acudir a una agencia especializada o mirarlo por vuestra cuenta, aunque si se trata de un viaje a un país muy diferente o con un idioma que no manejáis, si acudís a profesionales siempre podrán organizaros todo mejor. Si os gusta ir por libre, no hay ningún problema. Sea como sea, miradlo con tiempo.

lunademielUna vez elegido el destino, deberéis informaros bien de qué requisitos previos debéis cumplir, si tenéis que vacunaros, cuándo, si necesitáis seguro médico especial, trámites burocráticos necesarios para entrar tipo visados, pasaportes, permisos, cambios de moneda si es necesario… Una vez más, antelación ante todo porque habrá papeleo que se demore en el tiempo.

Guardad en una carpeta toda la documentación referida al viaje, para que podáis llevarla con vosotros y tengáis todo junto y a mano. Incluid teléfonos de la agencia, en caso de que contratéis con ella, vuelos, hoteles, en caso de emergencia.

Informaos también de qué tipo de corriente eléctrica se utiliza en el país destino para comprobar si podéis utilizar vuestros cargadores o habrá que llevar adaptadores. Mirad el tiempo que se prevé para esos días para llevar ropa adecuada, y haced una lista con las cosas que tenéis que meter en la maleta para que no os dejéis nada.

No dejéis las cosas para última hora, porque sólo os acarreará más estrés que habrá que añadir al propio de la boda, así que con calma y tranquilamente id preparando todo.

Y unos últimos consejos menos “logísticos” y más “sentimentales”. Recordad que la luna de miel es un regalo que os hacéis para pasar tiempo juntos y solos, olvida el teléfono y las redes sociales y disfruta de algo que será único. Aprovechad para relajaos de todo lo que ha conllevado organizar la boda y para desconectar de vuestro día a día. Si apostáis  por un viaje cultural y turístico podéis combinarlo con otros días en un destino de playa y relax. Se trata de que disfrutéis al máximo los dos y que sea una aventura inolvidable.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Bodas glitter: brillo comedido y tendencia para 2014

Dicen los entendidos (y yo así os lo transmito) que las bodas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *